Blogia
Español en Zuecos

La desigualdad en los periódicos

El artículo Mujeres vestidas, hombres desnudos’ describe la diferencia que se hace entre las mujeres y hombres relacionados con la política. Este texto trata de otro artículo que nos informa de los once candidatos a ser ministro en España. En el último texto, se describen las mujeres diferentemente a los hombres. Eso es injusto, dice la escritora de Mujeres vestidas, hombres desnudos, Milagros Pérez Oliva, y nos explica porqué. En este artículo os doy mi propia opinión del Mujeres vestidas, hombres desnudos, de Milagros Pérez Oliva. También os doy mi opinión del texto Ministrables sin cartera, como Pérez Oliva da su opinión de este texto.

            El texto ministrables sin cartera ha provocado quejas de la diferencia entre las descripciones de las mujeres y las de los hombres. Pérez Oliva nos explica lo que los escritores han escrito en Ministrables sin cartera sobre las vidas personales de los ministros. Según Pérez Oliva, esta información es injusta. La información que transmiten de las mujeres es diferente a la información que trata de los hombres. Por eso tiene la pregunta: “si esa información (privada) puede ser interesante para saber quiénes son estas mujeres, ¿por qué lo ha de ser menos en el caso de los varones? Y en caso de que consideremos que pertenece a la esfera privada, ¿por qué pasa a tener relevancia en el caso de las mujeres?". Sigue la respuesta de Javier Casqueiro. Dice que algunos aspectos de la vida privada de las mujeres son interés del público. A diferencia de lo que opina Pérez Oliva, yo no estoy de acuerdo con la respuesta. La vida privada de los ministros debe ser su vida privada. Los ciudadanos no tiene nada que hacer con esto. Si los ministros están casados, tienen hijos o no tienen a nadie, es su vida personal y no hace falta que los ciudadanos lo sepan.

Pérez Oliva tiene razón con lo que dice después. Es curioso que en ministrables sin cartera solo se describe la vida personal de las ministras, y no la de los ministros. Hay textos en los que dicen qué ropa llevan las ministras del gobierno de Zapatero, pero no hablan de lo que llevan los ministros. Pérez Oliva da su opinión: ‘Revela que los estereotipos sexistas impregnan el relato periodístico con mucha más frecuencia y profundidad de lo que parece.’ Estoy de acuerdo con ella. Tratan diferentemente a las mujeres que a los hombres. Cualquiera que sea el tema. No voy a escribir mi opinión del tratamiento que reciben las mujeres en todo el mundo, pero en los periódicos obviamente hay distinción entre los sexos.

Después Pérez Oliva menciona algunos hechos que a mí me sorprenden mucho. Sé que tratan diferentemente a las mujeres que a los hombres, pero la desigualdad es peor de lo que creía. Esto es el resultado de la desinformación en los periódicos. Si la mayoría de los artículos sólo cita a los hombres, olvidan la opinión de la mujer. En nuestro mundo domina el hombre, eso es cierto, pero ahora sabemos que el mundo del periódico también está dominado por los hombres. Las noticias deben ser objetivas e imparciales. Si ya sabemos que transmiten mucho más la opinión del hombre que la de la mujer, ¿cómo podemos confiar en la información? Es así en todos sitios. Tanto en los periódicos como en todo el mundo. El hombre tiene funciones más altas en las empresas, hay más hombres que mujeres en el mundo político y hay religiones dónde la mujer no puede dicer nada y el marido lo decide todo por su esposa. Eso es injusto y debe cambiar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres