Blogia
Español en Zuecos

Bélgica: ¿una representación del proceso unificador en Europa?

Este artículo fue escrito una semana antes de que se formara un nuevo gobierno

Hace más de 500 días que hubo elecciones en Bélgica. Sin embargo, no se ha logrado formar un gobierno para dirigir el país y luchar contra la crisis. Evidentemente a los flamencos y los valones les resulta muy dificil negociar profundamente con respecto a los conflictos que dividen el país. Por un lado es un conflicto de autonomía porque los valones apreciarían más autonomía. Por otro lado es un conflicto lingüístico en el que los flamencos se sienten amenazados por la frontera francófona que se ha extendido hacia el norte. También los aspectos económicos son importantes y como la situación económica no está equilibrada, los valones temen que una separación cause descenso económico en la parte francesa del país. Otro aspecto interesante es el conflicto sobre la región bilingüe de Bruselas. Los flamencos y los valones discuten sobre el futuro de la capital como si el país estuviera separado ya. Les resulta muy dificil concluir qué hacer con Bruselas, la ciudad que es tanto la capital belga como el símbolo de la unificación europea.

A los extranjeros les resulta difícil entender la crisis belga. Es verdad que la crisis dura más de 500 días, pero el conflicto verdadero ya ha durado algunas décadas. Tradicionalmente Valonia era más próspera que Flandes porque durante la revolución industrial los valones construyeron muchas minas y fábricas que contribuyeron al desarollo económico. Sin embargo la economía valona se ha envejecido y ahora Flandes es la región próspera. Los flamencos se dan cuenta de que están trabajando para que la economia valona mejore, lo que ha sucedido gradualmente, mientras que olvidan que en el pasado la economía industrial de valonia contribuyó a la prosperidad flamenca. Estos últimos años se ha originado un sentimiento de nacionalismo en Flandes.
Los ganadores de las elecciones pasadas fueron el partido nacionalista por lado flamenco y el partido socialista por lado valón. Los nacionalistas flamencos prefieren la independencia de Flandes, pero no han conseguido una victoria absoluta en el parlamento y todavía no hay otros partidos que quieren participar para conseguir la independencia. De hecho, los valones dependen de la economía flamenca y los políticos valones hacen todo lo posible para que no se origine la seperación entre los dos estados. No está claro que vayan a hacer los valones cuando los flamencos anuncien la indepencia: seguir como estado independiente o formar región de la república francesa.

A pesar de que hay un desequilibrio económico, el caso más sangrante es el problema lingüístico. Hace algunos siglos se habló el holandés hasta la región de Picardia en Francia. Entretanto la frontera lingüística está en Bruselas, una ciudad que está se haciendo cada vez más francesa pero que era tradicionalmente una ciudad holandesa. Los flamencos se sienten amenazados por ese desarollo lingüístico y también están hartos de que los valones rechacen aprender el holandés. Mientras tanto el problema lingüístico se ha extendido al lado político. En ciertos territorios flamencos viven francohablantes que pueden votar a partidos franceses, por lo tanto los flamencos se sienten justificadamente perjudicados en el proceso electorial.
Bélgica es uno de los pocos países en los que se habla dos lenguas principales. El país difiere de España o Francia donde se hablan además de una lengua principal lenguas minoritarias. Uno se debe preguntar si una situación tal como la belga es una situación práctica. El estado belga fue creado durante la época de Felipe II y desde el año 1830 Bélgica tiene la estructura que tiene hoy en día. La mayoría del pueblo belga no piensa que el fin de Bélgica esté cerca, sin embargo no está claro si los políticos representan esa visión. No obstante el rey belga, Alberto II. confía en el mediador Di Rupo que lidera las negociaciones entre los partidos.

Todo el conflicto se desarolla en la capital belga que no obstante forma la capital europea y que es el símbolo de unificación. Parece que otro conflicto tal como el belga está originándose en Bruselas: la crisis del euro. Aunque el conflicto belga incluya todos aspectos, tanto el aspecto lingüístico como el aspecto económico, se ven correspondencias entre las dos situaciones. Los países del norte de Europa opinan que los países del sur están empeorando la situación del euro y si fuera posible se separarían del sur. Es muy importante que no se olvide que los países europeos se necesitan mutuamente. Hay que pensar en las semejanzas en vez de las diferencias. Sobre todo los belgas tienen que darse cuenta de eso, tanto los políticos de los partidos belgas como el belga Van Rompuy, presidente que lidera la Unión Europea.
 

"Claves para entender la crisis de Bélgica", elmundo.es (05-10-2011)

<http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/05/internacional/1317776469.html>

 "Formatie België in impasse door begroting", nu.nl (21-11-2011)

<http://www.nu.nl/buitenland/2673482/formatie-belgie-in-impasse-begroting.html>

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres